Las luces del universo siempre intrigaron a la humanidad.

Imprescindibles para medir el tiempo y la navegación.

Ilustradoras de narraciones del conocimento ancestral.

En Cabezabellosa los atardeceres son muy bellos, tras el ocaso empieza a encenderse el firmamento, se abre ante nosotros el libro de los mitos.

Las células fotoreceptoras de nuestros ojos tienen más atómos que estrellas la via lactea. Provienen del corazón de una estrella que explotó hace miles de millones de años, y ahora podemos observarlas.

Con los avances de la tecnología la ciencia haya más respuestas, surgen nuevas preguntas, y cada vez somos más conscientes de la realidad que nos rodea.

¡Conoce sus nombres y los secretos que guardan!