Las luces del universo siempre intrigaron a la humanidad.

Imprescindibles para orientarse en el espacio y el tiempo.

Ilustradoras de narraciones del conocimento ancestral.

En Cabezabellosa los atardeceres son muy bellos, tras el ocaso empieza a encenderse el firmamento, se abre ante nosotros el libro de los mitos.

En nuestros ojos unas celulas fotoreceptoras perciben la luz, contienen más atómos que estrellas hay en la via lactea. Esta materia se formó en el corazón de una estrella que explotó hace miles de millones de años, cuando miramos al firmamento observamos el mismo proceso que les dio lugar, en cierto modo somos el universo contemplandose a si mismo.

Con la ciencia y los avances tecnológicos hayamos muchas respuestas, sin embargo surgen nuevas preguntas, pero cada vez somos más conscientes de la realidad que nos rodea en el universo.

¡Conoce sus nombres y los secretos que guardan!